¿Por qué el tiempo parece pasar cada vez más rápido?

time-731110_960_720

Cuando somos pequeños un mes se nos hace eterno y las vacaciones de verano las vivimos como si fueran interminables. Pero a medida que nos hacemos mayores, la velocidad del tiempo cambia o así es como lo percibimos nosotros. Un mes, un año, unas vacaciones son periodos de tiempo que percibimos como muy cortos y apenas nos da tiempo a asimilarlos realmente. ¿Ya estamos en agosto? Si parece que fue ayer cuando preparaba los adornos de navidad.

Ahora veamos por qué pasa esto, por qué el tiempo vivido pasa de forma más rápida a medida que envejecemos.

Primeras veces

clock-878483_960_720

El psicólogo William James concluyó mucho de esto en sus Principios de Psicología. Explicó que, comparado con la infancia, un adulto tiene menos experiencias y además menos memorables. A menudo medimos el tiempo según las “primeras veces”: nuestro primer día de escuela, nuestro primer beso, nuestra primera casa, nuestro primer hijo… cuando se nos acaban los “primeros”, James afirma que “los días y las semanas se suavizan, los años se vuelven más huecos y sin sentido”.

La mayoría de estos eventos importantes, sobre todo las “primeras veces”, suelen suceder en edades relativamente tempranas, y ésta podría ser una razón de que la infancia nos parezca más “larga” que la edad adulta en nuestra memoria.

Comparación del tiempo respecto al vivido

1348695861345152944.PNG

Este gráfico, elaborado por Maximilian Kiener, ahonda en ese razonamiento. Cuanto más vivimos , un año supone un porcentaje cada vez menor de nuestra vida. La cantidad de tiempo que ha pasado respecto a la edad de cada uno es variable. Para un niño o niña de 5 años, un año es el 20% de toda su vida. Sin embargo, para un hombre o mujer de 50 años, un año solo es el 2% de su vida. Esta “teoría de la relación” sugiere que nosotros estamos comparando constantemente los intervalos de tiempo con la cantidad total de tiempo que ya hemos vivido.

El reloj biológico se lentifica

old-1507781_960_720.jpg

El envejecimiento parece ir acompañado de una ralentización de algún tipo de marcapasos interno. Esta lentitud progresiva” de nuestro reloj biológico influye de tal manera que podemos tener la sensación de que, de repente, los días pasan más rápidos.

El cerebro necesita escribir cada vez menos

hand-226707_960_720

David Eagleman es un neurocientífico que estudia precisamente fenómenos relacionados con la percepción del tiempo en su Laboratorio de Tiempo y Percepción en el Baylor College of Medicine. Él afirma que cuando la experiencia es nueva, el cerebro gasta más energía y esto dará lugar a una sensación de que el tiempo pasa más lento, mientras que si tu cerebro ya no tiene que gastar esa energía porque el cerebro no necesita “escribir” esa información, tendremos la sensación de que el tiempo pasa más rápido.

La atención

clock-64263_960_720.jpg

Según Fraisse y David Eagleman cuando alguien enfoca la atención en el paso del tiempo parece que aumenta la duración. Mientras si la atención se aparta del paso del tiempo y se dirige a un evento determinado, la experiencia se hace más corta. Otra característica de la percepción del tiempo según este autor es que no se percibe del mismo modo el tiempo que acaba de pasar, que el que está por venir. Esto se debe a la influencia que tiene la memoria sobre la percepción del tiempo.

Wittmann, también añade la atención como principal responsable en la percepción del tiempo. Según él siempre y cuando estemos ocupados en otra actividad, no prestaremos atención al reloj, y por lo tanto sentiremos que el tiempo se ha pasado volando. Si por el contrario, focalizamos nuestra atención en dejar que el tiempo pase, como cuando esperamos nuestro turno en una cola o en el médico, sentiremos que transcurre mucho más lentamente.

Estrés y “presión temporal”

time-1485384_960_720.jpg

Según un estudio publicado en Ammons Scientific,  encontraron que la mayoría de sujetos que describían que el tiempo pasaba muy rápido era porque tenían mucho que hacer pero no demasiado tiempo para completarlo. Los investigadores llamaron a esto “presión temporal” y va de la mano del el estrés.

Cuando estamos en momentos de mayor estrés, no nos encontramos centrados en vivir el momento presente, todo lo contrario, estamos deseosos de acabar las tareas cuanto antes y de que el tiempo pase rápido. Y en el caso de que intentes vivir ese tiempo presente y memorizarlo, no puedes ya que no tienes la capacidad para memorizar todo y construir un recuerdo detallado.

Sólo podemos decir que de una forma u otra el tiempo vuela o así lo percibiremos cuando haya volado. Por lo que sería recomendable VIVIR el ahora, y vivirlo con intensidad. Crear nuestras propias “primeras veces” , intentar hacer un día diferente al anterior y sobre todo disfrutar de los momentos, disfrutarlos como si fueran los últimos, o mejor, como si fueran los primeros.

Autora: Sofía Alonso Díaz

Anuncios

9 comentarios en “¿Por qué el tiempo parece pasar cada vez más rápido?

  1. Qué interesante artículo… Entonces hay que mantener ocupado el cerebro con primeras veces… Hola!!! Vi que me estás siguiendo y pasé a darte la bienvenida a mi casita. Muchas gracias por leerme. De paso me voy a quedar por aquí viendo este blog que tiene información tan valiosa. Saludos!!!

    Le gusta a 2 personas

    • Pienso que para la percepción del tiempo no sólo influye el factor fisiológico, por lo que si se cambiara quedarían otros factores por trabajar. Eso creo, pero sería cuestión de estudiarlo y analizarlo detenidamente. Gracias por comentar. saludos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s